Facebook Link to Facebook Twitter Link to Twitter Instagram Link to Instagram Vimeo Link to Vimeo Youtube Link to Youtube Whatsapp Link to Whatsapp

The Central Americans

Proyecto en desarrollo de Edu Ponces y el periodista salvadoreño Óscar Martínez que retrata los migrantes centroamericanos que viven en los rincones más ocultos de Estados Unidos. Sus vidas, lejos de parecerse al sueño americano, se desarrollan entre la precariedad, la persecución, la explotación laboral, la vida en la calle o la violencia de las pandillas, pero también en una búsqueda continua para mejorar, para resistir.

De momento, se han realizado dos fotoreportajes. Homeless Dream, sobre los migrantes indocumentados que viven y trabajan en las calles de Los Ángeles, primer premio POY LATAM 2017 en la categoría migración. Y La marcha fúnebre de El Salvador a Long Island, que explica la historia de jóvenes salvadoreños que huyen de su país empujados por la violencia de las pandillas y acaban reclutados por ellas en EEUU, en un macabro ciclo de migración, violencia y pandillas.

por - Edu Ponces

El Salvador es el segundo país en el mundo con mayor tasa de desplazamientos forzados internos a causa de la violencia, únicamente superado por Siria.

Don Mario pertenece a otra generación de migrantes. A él las pandillas no le asustan: "yo vengo de la guerra, he visto penes rodando en la calle y mujeres descuartizadas".

El sacerdote Bill Brisotti piensa que la situación ha empeorado con el "payaso" de Trump como presidente. "Todo ese temor que se ha creado influye a que la gente no llame a la policía en caso de violencia".

Según Carlos Argueta, trabajador social en un instituto de Long Island, los jóvenes se unen a las pandillas porque "los metemos todos en un cuarto con tanto trauma que se desquitan la frustración entre ellos".

"Me quedo a dormir en el tren. Mucha gente lo hace. O te vas a Santa Mónica en bus. Van y vienen y a veces no te obligan a bajar"

Henry vive prácticamente a la intemperie, con solo una sombrilla como techo y con algunos pedazos de tela como paredes.

Se calcula que en la ciudad de Los Ángeles hay cerca de 26 mil personas sin hogar, muchas de ellos inmigrantes indocumentados.